El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

jorge gandiniGandini dijo que el contrato entre el gobierno y UPM solo plantea obligaciones para Uruguay

Gandini dijo que el contrato entre el gobierno y UPM solo plantea obligaciones para Uruguay
El diputado del Partido Nacional, Jorge Gandini, alertó que las negociaciones entre la empresa finlandesa UPM y el gobierno arrojaron algunas “sorpresas”, entre ellas que “además de darle las condiciones de ser una zona franca, donde las reglas de juego impositivas son diferentes que para los demás industriales uruguayos, y además de hacerles las vías de tren, el país tiene que hacerle una terminal portuaria de celulosa”.

El legislador blanco se refirió en las últimas horas a las negociaciones entre el gobierno y la empresa finlandesa UPM para la instalación de su segunda planta de celulosa en el país.

Gandini participó en una mesa de debate en el programa “A las pruebas me remito” de Nuevo Siglo TV.

“Está bien que haya UPM, está bien que haya valor agregado a la producción original de madera. Nosotros aprobamos el tratado de inversiones con Finlandia que el Frente Amplio voto negativamente. Aprobamos la Ley Forestal, que el Frente Amplio decía que iba a dejar a Uruguay como un páramo de arena y yuyos después que las raíces de los arboles consumieran el Acuífero Guaraní. Nos parece bien pero hay que ver exactamente cómo son las reglas del contrato”.

Gandini no comparte la afirmación que la vía del tren se construiría igual sin UPM II “De hecho en el contrato parece existir la obligación de que la empresa va a nombrar técnicos y asesores para supervisar las obras”.

“Entonces, va a hacerse la vía del tren que quiere UPM. Obviamente que la vía se hace por UPM. No hay carga para transportar de Durazno a Montevideo por esos volúmenes que la justifique”, dijo.

El contrato “nos obliga solo a nosotros”
“UPM revela que Uruguay es competitivo si le damos estas condiciones, que no se la damos a los arroceros, ni a los tamberos, ni a otros sectores industriales. Si nombráramos a Juan Lacaze zona franca, obviamente que sería competitiva y estarían las fábricas abiertas porque no pagarían IVA, ni renta, ni IMESI, comprarían el gasoil más barato y producirían su propia energía eléctrica. Como no tienen esas condiciones, quedaron afuera del mercado”, indicó el legislador.

Comentó que el contrato obliga al país. “Mientras tanto, UPM expresa que si hacemos todo esto y si las condiciones de mercado dentro de dos años son las que le conviene, entonces firmarán. O sea, aún no hemos logrado nada, tenemos que hacer un montón de deberes nosotros aunque ya comprometimos cuáles son sus ventajas y ahí van a decidir. Nos obligamos a mucho”.

Según Gandini hay que ver cuál es la contraprestación de esta inversión.

“Nos vamos a comprometer por muchísimos años. Parte del negocio es darle a UPM una extensión de la zona franca de Fray Bentos, que nada tiene que ver en este negocio. Estamos entregando muchas cosas, hay que analizarlo”, advirtió.

El parlamentario blanco dijo que se está generando también una isla en materia laboral. “Todo nos interpela mucho. En todo caso nos va a servir como un punto de partida para ver cómo tratamos a las inversiones nacionales y a otras ya instaladas en el país que generan bastante más riqueza y empleo que una planta de celulosa, y a esas les cobramos todo, y esas cosas también tenemos que ponerlas arriba de la mesa”.

“Vamos a comprar 72 millones de dólares de energía eléctrica excedente que genere a un precio fijo muy alto, aunque no la necesitemos”, cuestionó.

Además, dijo que “cuando son políticas de Estado hay que pactar por lo menos los criterios con otros partidos políticos”.

Uruguay es “muy caro para los uruguayos y para los inversores tradicionales porque tiene impuestos y tarifas muy altas, un combustible y la energía eléctrica muy cara, y esto ahuyenta al inversor porque no genera rentabilidad”.

Agregó que “se pierden muchos empleos en sectores donde hay un enorme potencial. “¿Qué hacemos con el sector arrocero, con el tambero, con el sector lácteo?”

“Sería bueno generar condiciones favorables para que la gente se quede en el campo, y trabaje, y produzca, y pueda progresar”, indicó Gandini.
El medio ambiente un patrimonio

Por otro lado, Para Gandini el medio ambiente es un “patrimonio que se debe cuidar”.

Explicó que la primera planta de UPM genera casi la mitad de lo que generará la nueva, y vierte sus efluentes sobre el río Uruguay que corre a 6.500 metros cúbicos por segundo.

La nueva planta va a producir casi el doble, y sus efluentes irán al río Negro que tiene un caudal de 650 metros cúbicos por segundo, y tiene dos embalses que en buena parte del año están cerrados para manejar la cota del lago. “Este tema, no debimos haberlo puesto como condición. ¿No debimos pensar en otro lugar?”, se preguntó Gandini.

LARED 21 - Montevideo - URUGUAY - 20 noviembre 2017