El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

centenario escuela riveraEn el pueblo duraznense proyectan hoteles, un edificio y complejo de casas, además de la instalación de comercios, para atender la “explosión” que generaría la segunda planta de la finlandesa en el país
Centenario se ilusiona con recibir la megainversión de UPM

escribe Ana Morales
Un hotel cuatro estrellas con slots, museo y spa, un edificio de cuatro pisos, un complejo termal, más de 100 casas prefabricadas, un barrio privado, un local bailable, una farmacia con centro de belleza y un cajero automático. Todos esos proyectos prometen cambiar la cara del pueblo Centenario, en Durazno, un caserío humilde que asoma a ambos lados de la ruta 5, en el kilómetro 246, en torno al cual UPM planea instalarsu segunda planta de celulosa en el país.

Mientras se espera que esta semana el gobierno y la empresa finlandesa firmen un acuerdo en torno al emprendimiento multimillonario, la expectativa crece en Centenario, a 60 kilómetros de la capital duraznense y a cinco minutos en auto de Paso de los Toros (Tacuarembó), del otro lado del río Negro.

El presidente Tabaré Vázquez afirmó el jueves 12 en radio Sarandí que, de concretarse, la planta se ubicará en Durazno, “próximo a la Ruta 5 y cerca del río Negro". Hasta ese momento se había especulado con que el lugar sería cerca de Paso de losToros. “Los equipos negociadores ya hemos logrado un acuerdo en el 99 y pico por ciento de los temas tratados”, dijo.

Búsqueda recorrió la zona de influencia más cercana donde se enclavaría la inversión de UPM, la más importan-v te en la historia del país (US$ 4.000 millones). Allí, la comunidad habla de la ubicación de la planta de celulosa como algo que se conoce hace tiempo. Sería, di-** cen, a pocos kilómetros de Centenario, en unos campos sobre el “Camino al Tala", que sale a la Ruta 5, justo antes de
llegar al puesto de peaje del pueblo. Esa tierra, alambrada y sin cartel, se ubica a la altura de la Parada Sur, un paraje solitario por donde cruza el ferrocarril. Desde ese punto solo se ve un pequeño espejo del río, pero campo adentro, unos cinco kilómetros, el paisaje verde ya se imagina distinto.

Hace dos años que se sabe que esos campos se vendieron a extranjeros y permanecen sin explotar. Seis meses atrás, un predio lindero de unas 100 hectáreas se vendió, con la particularidad de que ahora quien los usufructúe tendrá acceso directo al río Negro. “Era lo que faltaba, que llegara al río”, dicen. Son unas 400 hectáreas en total.

Con esa información, la Junta de Centenario y la Intendencia de Durazno están en pleno trabajo de preparación, yendo a conocer las experiencias de los pueblos de Fray Bentos y Conchillas (donde funciona la planta de UPM y la de Montes del Plata) para evitar “lo negativo” y mejorar “lo positivo”. “Fuimos preparando y concientizando a la gente, porque no queremos un segundo ‘baño del papa'”, dijo a Búsqueda el secretario de la Junta Local de Centenario, Eduardo Bovio. Con esa metáfora aludió a la expectativa que la zona tuvo en 2008, cuando se manejaba que se instalara la planta que finalmente se ubicó en Conchillas, Colonia.

Apuntó que la planta no genera mayor resistencia en la zona porque se “apuesta a lo laboral”.

La eventual construcción de UPM II emplearía a unos 7.000 obreros.

“Somos conscientes de que esto nos superará y que se va a necesitar mucho servicio de afuera", afirmó el presidente del centro comercial de
Paso de los Toros, Walter Sánchez.

■ Centenario
En la zona ya hay señales de “apronte”. Por la Ruta 5, antes de llegar a Centenario, el tránsito se enlentece, hay tres puentes sobre cañadas que están en obras de ensanche y refuerzo de sus estructuras. Pasando el peaje, que está agregando una cabina de cobro, algunas casas viejas lucen al lado de otras de colores, más prolijas y en alquiler.

Aunque se ve poca gente caminando por las calles de balastro, en los últimos años la población de Centenario aumentó y hoy es de unos 1.500 habitantes. Eso fue a partir de que los vecinos de Paso de los Toros comenzaran a mudarse atraídos por el bajo precio de los amplios terrenos.

Pero esa realidad se esfumó. Hace cinco años un terreno valía US$ 5.000 y hoy la misma porción de tierra vale 10 veces más. Aunque Centenario no tiene saneamiento, farmacia, cajero, estación de servicio u otras prestaciones básicas, el pueblo — que surgió en 1930 tras la obra del puente sobre el río Negro— “cobró vida”, señalaron. En eso tuvo mucho que ver el trabajo que generaron los dos parques eólicos y, antes de eso, el descubrimiento en 2011 de aguas termales, salobres, a pocas cuadras de la Ruta 5, que despertó expectativas y proyectos entre un puñado de comerciantes.

Enrique Freire, de la barraca Río Negro, con 17 años en el pueblo, piensa poner containers al fondo de su terreno para alquilar mientras busca un socio para su local comercial. Hacía pocos días que había visto pintar las letras rojas y azules del cartel que del otro lado de la ruta anuncia la construcción de un hotel cuatro estrellas, de 70 habitaciones: “Próximamente Hotel Charrúa. Museo y spa”.

El dueño del proyecto, Alejandro Aizpún, que tiene la barraca Agro Paso y el emprendimiento turístico La Posta del Hum, dijo a Búsqueda que ya presentó la idea del hotel a la Intendencia y a UPM. Aseguró que tiene casi “todo listo" para comenzar la obra, una inversión cercana a US$ 4 millones. “Lo que necesito para largar es un compromiso de UPM que me asegure la estadía en el hotel, un número de habitaciones ocupadas, por determinado tiempo y precio”, señaló. El hotel será de dos plantas, con un museo que contendrá la colección privada más grande de piedras indígenas (propiedad de su padre), además de restaurante, centro de belleza, sala de eventos y slots.

En Centenario, la Intendencia ya tiene un plan junto con empresarios locales para construir al menos un centenar de casas prefabricadas, que se vayan desmontando en la medidaquelacantidadde obreros para UPM II disminuya. “No queremos que nos quede un pueblo fantasma, con casas vacías”, afirmó Bovio. “Estamos muy ilusionados”, comentó Pedro Irazoqui, dueño de las 10 hectáreas donde se harán esas construcciones en sociedad con una firma americana. En frente, proyecta además un barrio privado, de mejor nivel, para albergar a mandos medios.

Irazoqui tiene un almacén de campo sobre la ruta y comentó que las ventas estuvieron en “bajada” este año. Por eso, dijo, está esperando que se concrete la inversión de UPM, para “hacer las cosas sin riesgo".

Bovio afirmó que si bien la “movida principal” será en la capital de Durazno, porque cuenta con más infraestructura y prestaciones, en Centenario se apunta a cubrir lo esencial. “Estamos hace tiempo hablando con la gente para que se prepare en servicios, que haya restaurantes con dos cartas, una bilingüe, y un menú adecuado, que se capacite en idiomas, soldadura, metalúrgica, electrónica, etc", comentó.

Adelantó que a fin de año se instalará una farmacia con cajero automático y un centro de belleza. Dijo que el inversor es de la zona.

Susana Torneo, de la inmobiliaria Rahi de Paso de los Toros, prevé que Centenario “despegue” como lo hicieron los alquileres y precios de propiedades en general. Hace pocos días un grupo de ingenieros y arquitectos le presentó una maqueta con el edificio de cuatro pisos que proyectan levantar en el pueblo. Serán apartamentos de uno a tres dormitorios con cochera que se ofrecerán a US$ 80.000, informó.

Contó que la consultaron por un terreno amplio donde prevén poner un boliche bailable y que hace poco vendió dos terrenos a US$ 25.000 donde construyen cabañas.

Aunque Paso de los Toros, con 13.000 habitantes, es la ciudad más cercana que cuenta con banco, cuatro estaciones de servicio y unas 300 plazas para alojamiento, su alcalde piensa que el movimiento que traería la planta “se va a repartir”, porque la “explosión” que va a generar los superará.

Sobre la calle José Artigas hay media docena de tócales a estrenar, que se alquilan por S 40.000.

En frente a ellos, la dueña del restaurante Lo de Claudia dice que la venta “está tranquila", pero tiene “esperanza” de aumentar la capacidad que hoy ofrece para 70 comensales Ya cuenta con equipamiento para abrir un segundo local si se concreta el arribo de la finlandesa

“Pensando en el movimiento futuro”, Sánchez dueño del supermercado San Ramón y directivo del centro comercial, abrió la semana pasada una verdulería al lado del local de El Dorado, que se instaló hace seis meses.

Como sabe que ya hay “muchas empresas" de Montevideo y de otras ciudades cercanas averiguando para instalarse y sacar provecho del movimiento que tendrá la zona la gremial prevé trasladar a UPM la aspiración de que dé "prioridad” al comercio isabelino, porque será el que se quede cuando el furor haya pasado

Semanario BUSQUEDA - Montevideo - URUGUAY . 20 octubre 2017