El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LOGO UPMCondiciones de UPM generan rispideces con UTE y el Sunca

Celulosa. Personas afines al gobierno están molestas con compromisos asumidos

El contrato para comenzar la primera fase de la inversión más grande en la historia del país se firmó después de casi un año y medio de negociación entre el gobierno uruguayo y la empresa UPM.

En el documento se expresa que si Uruguay cumple con ciertas condiciones principalmente dirigidas a la mejora de la infraestructura país, la empresa se asentará sobre el río Negro.

Sin embargo, a las resistencias que se podían esperar desde la oposición –que las hubo y varias–, se han sumado en los últimos días rispideces con actores mucho más afines al gobierno, como el PIT-CNT y jerarcas de UTE.

En una reunión entre representantes del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y UTE, se trasladó la intención de parte de la secretaría de Estado de subir las tarifas de energía eléctrica 7% el próximo enero, cuando desde la empresa tenían previsto bajarlas 5% (ver página 10), informó Búsqueda este jueves. La intención del gobierno es aumentar la recaudación por parte del Estado en unos US$ 140 millones anuales. El semanario informó que en UTE hay molestia con la iniciativa de los jerarcas ministeriales, ya que esta decisión se sumaría a una lista de gastos que deberá llevar adelante el ente, entre los que se destaca la construcción de una línea de alta tensión para la futura planta de celulosa a instalarse en Durazno. El costo de esa línea pesará sobre el ente e implicaría una cifra cercana a los US$ 150 millones de inversión.

A este desencuentro, se suma que el acuerdo firmado entre el Poder Ejecutivo y la multinacional finlandesa incluye un entendimiento de compraventa de energía eléctrica entre UPM y UTE, por el que se establece que la estatal comprará la totalidad de los excedentes generados por el proceso industrial de las dos plantas. El precio de compra será de US$ 72,5 el megawatt/hora, durante un período de 20 años, contando desde el inicio de las operaciones de la nueva planta de celulosa.

Según dijeron fuentes de la empresa estatal a El Observador, en principio los precios que se manejan para la actualidad no serían caros, pero si se toma en cuenta la extensión del contrato, en cuatro o cinco años puede pagarse sobreprecio. Para el jerarca, la expansión energética del país en los próximos años vendrá de la mano de energía tanto solar como eólica, a precios por debajo de los US$ 60 el MWh.

Trabajadores
Una de las tantas condiciones que puso UPM para confirmar su inversión abarca la prevención de conflictos laborales, procurando una vía legal o reglamentada que regule las presuntas disputas. El Estado uruguayo asumió “el firme compromiso” de convocar, al inicio de la segunda fase cuando se decida la inversión, a un ámbito de negociación conjunta entre PIT-CNT, UPM y el Ministerio de Trabajo “para acordar la implementación de procedimientos de prevención y solución de conflictos, así como la regulación de piquetes y ocupaciones”.

En referencia a este punto, el secretario general del Sunca, Óscar Andrade, dijo este jueves en radio Carve que “la redacción que se le dio no es buena”.

“Ya sabemos que UPM aún no definió hacer la planta. En el acuerdo se puso algo que no se logró acordar en el ámbito tripartito”, agregó. Andrade insistió acerca de que es un error lo que hace el gobierno al avanzar de manera bipartita en temas que merecen de una negociación tripartita. “Este texto ya había estado sobre la mesa y no estamos de acuerdo: el PIT-CNT no puede comprometerse a algo que acordaron en forma bipartita (el gobierno) con la empresa. Es inconveniente que el Sunca acuerde propósitos de normativas sin saber los contenidos de esa modificación. Se van a pasar a ley convenios o acuerdos que no se sabe si se alcanzan”, dijo el dirigente sindical.

Diario EL OBSERVADOR - Montevideo - URUGUAY - 17 noviembre 2017