El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

abejas098Puerto de Nueva Palmira: hasta 100 km a la redonda no vuela una abeja

Las abejas son las primeras en sentirse afectadas por el uso de agroquímicos
A cien kilómetros a la redonda del puerto de Nueva Palmira es donde se encuentra la mayor afectación de agroquímicos para las abejas de los productores colonienes.

Aseguran que la agricultura intensiva en esta parte del país provoca que las abejas no tengan alimento y mueran de hambre como consecuencia de los desequilibrios corporales que sufren en la alimentación deficiente.

 

La cercanía con el puerto de Nueva Palmira hace que la agricultura sea más intensiva en la zona y como consecuencia, las abejas de los apicultores colonienses presentan más problemas para su supervivencia. Miles de colmenas mueren cada año en el departamento como consecuencia de la utilización de agroquímicos que no matan a la abeja directamente pero eliminan sus posibilidades de supervivencia al quitarles la comida.

Así lo señaló a EL ECO el productor y dirigente apícola Hector Fripp, quién explicó que el glifosato genera desequilibrios corporales en la abeja que terminan matándola “esto ocurre principalmente en un radio de cien kilómetros del puerto de Nueva Palmira, donde se encuentra el círculo de producción agropecuaria más intensiva”, según señaló

En realidad el glifosato es uno mas de todos los agroquimicos, “en Tarariras se detectó Fipronil que sí está prohibido. El glifosato no mata la abeja pero mata la flor” contó y señaló que este año el invierno fue “raro” para la apicultura “tuvimos un invierno bien benévolo, fue un otoño largo en realidad, pero llegó agosto y setiembre con el tema de las lluvias se entró a complicar porque las colmenas estaban con bastante población, y el tema de la lluvia no dejó salir a trabajar a la abeja y murió mucha colmena de hambre. Hay muchas otras que no llegaron a morir pero quedó muy débil a causa de la lluvia” dijo.

Ahora tenemos una primavera rara, explicó “porque hay flores esta lindo el tiempo pero la entrada de miel no es la que debería haber, a esta altura las colmenas deberían estar en mejores condiciones y sin embargo siguen estando chicas y queriendo desarrollarse. Por eso están medias raras porque no entendemos bien lo que esta pasando. No lo entendemos bien porque hay floración pero refresca de noche y eso afecta la producción de polen y néctar sobre todo” señaló.

El problema con el glifosato “es que no mata la abeja pero si el alimento que son las flores.
No genera la muerte pero si le genera desequilibrios corporales y falta de variedad de alimentos que al final cualquier peste la termina matando”.

Después han habido problemas con agroquímicos “el glifosato tiene la contra que Europa lo busca y lo está encontrando en casi todos los alimentos uruguayos y por eso los problemas de Uruguay para entrar a Europa”.

A nivel de Colonia hay casi trecientos productores “y en Colonia al estar el puerto de salida de Nueva Ppalmira en 100 km donde la agricultura se realiza en forma más intensiva, eso justifica gastar más dinero en agricultura porque el transporte es más barato. Entonces, eso lleva que haya mas agroquímicos en el ambiente y más problemas para la abeja. Cuanto más afectamos el medio ambiente la abeja es susceptible. Cualquier alteración la abeja la padece” señaló.

No olvidemos que la abeja lo demuestra, pero no solo la abeja se afecta, explicó “estos productos los estamos padeciendo todos, niños ,ancianos, todos estamos expuestos a los agroquimicos en el aire, los alimentos, el agua, es algo a tener en cuenta” dijo “producimos más cantidad de alimentos a un precio mas barato pero con un costo en salud del que aun no somos conscientes pero que algún día lo vamos a terminar pagando” señaló

El productor señaló que prácticamente el 70 por ciento de la miel uruguaya aparece con trazas de glifosato, y si bien son cantidades muy pequeñas. son suficientes para que Europa diga que estos productos no entran.

Periodico EL ECO digital -  Nueva Palmira -  URUGUAY -  11 noviembre 2017