El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

lacalle pou y larrañagaEl gobierno y su falta para que los blancos

Primero fue la foto. Los senadores Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga, frente a frente tomando mate en una tarde de sábado en el despacho de un desértico Palacio Legislativo. Una señal de unidad que los lideres nacionalistas tenían que enviar a su tropa y al resto del electorado para alejar esos fantasmas de luchas intestinas que siempre sobrevuelan a los blancos. Y después,apenas unos días más tarde, llegó el salvavidas del gobierno. El oficialismo postergó una vez más la comparecencia de sus ministros para explicar detalles de la negociación por la instalación de una nueva pastera de la empresa finlandesa UPM y le dejó la oportunidad en bandeja al principal partido de la oposición para mostrar en la cancha lo que se habló en el vestuario. Un inesperado testeo de unidad que los blancos no dejaron pasar. Nada como un frente común para soldar fisuras.

Los blancos salieron en bloque y aceitados a intimar al gobierno a que responda sobre UPM y amenazaron con llamados a sala o interpelaciones.

escribe Federico Castillo
El que se paró ante los medios en nombre del Partido Nacional y de la oposición fue Lacalle Pou. Pero antes aclaró que lo había consultado con Larrañaga. “Yo trato de seguir todos los procedimientos. Estoy aprendiendo, de a poco. Con el primero que me comuniqué fue con Jorge”, dijo el martes 24 en rueda de prensa. Y agregó que después de hablar con Larrañaga llamó a dirigentes del Partido Colorado y del Partido Independiente. “Hice todos los deberes”, ironizó ante los periodistas.

Lacalle Pou dijo que desde los primeros días de mayo viene pidiendo que se informe a la oposición sobre los avances del gobierno con la empresa. Se está negociando “en nombre de los uruguayos”, argumentó. Y si bien subrayó que no esta en contra del emprendi-miento, lamentó la “poca prudencia” del Poder Ejecutivo al hacer anuncios que luego se ven postergados. Mientras Lacalle Pou enfrentaba los micrófonos, Larrañaga se expresaba en las redes sociales. “El Frente Amplio sigue sin informar sobre la negociación con UPM. Ni transparencia ni información; opacidad y clandestinidad. Así no”, tuiteó. Ayer, el líder de Alianza Nacional abundó en el tema. Dijo que si el Poder Ejecutivo “decide obligarse frente a UPM a otorgarle y garantizarle por varios años determinadas franquicias tributarias extraordinarias, más allá de las que hoy le habilita la ley, el acuerdo sería nulo por falta de competencia”.

• La reunión. Larrañaga entró al Palacio Legislativo sobre las 15.30 horas del sábado 21. No había nadie en los pasillos. Fue hasta su despacho en el segundo piso y se sentó a esperar a Lacalle Pou mientras tomaba unos mates. El líder de Todos llegó pocos minutos antes de las 16, la hora pactada para el encuentro. La reunión había sido pedida por Larrañaga en la mañana del jueves 19. Lo llamó antes de partir a un viaje corto a Paraguay. Arreglaron que se encontrarían el sábado. ¿Por qué en la formalidad del Palacio Legislativo? Desde ninguno de los sectores se pudo dar una explicación muy concreta. “No hubo ningún simbolismo. Fue el lugar tranquilo que se encontró para charlar en ese día”, señaló un dirigente nacionalista.

Antes del sábado hubo otros encuentros que sirvieron para preparar el terreno. El senador de Todos, Alvaro Delgado, se reunió con el de Alianza, Carlos Camy. Las dos mano derecha de los líderes sectoriales buscaban bajar decibeles. “No podemos hipotecar la chance de ganar por problemas internos. La gente no nos perdonaría eso”, explicó a Búsqueda una fuente de Todos. Un informe de Alianza acotó- “Habí
de respuestas sobre UPM, una oportunidad se muestren unidos tras las peleas internas porque la unidad adent n es clave para poder asni rar a la unidad afuera Larrañaga habla de articular, con otros partidos de ia oposición”.

En la reunión, que duró un par de horas en un tono “tranquilo", se habló de lo que pasó y de lo que pa. sará, dijeron a Búsqueda fuentes del entorno de los dos líderes. No se cobraron viejas cuentas pero sí se “repasaron hechos” desde el 2014, cuando Lacalle Pou le ganó la intema a Larrañaga, hasta ahora Cada uno relató lo que ha hecho en pos de la unidad partidaria y cómo han venido “administrando las tensiones” que existen entre los sectores. También se miró para adelante. Acordaron “aceitar mecanismos de solución de controversias" y “localizar los problemas en lugar de nacionalizarlos” Es que los chisporroteos blancos se dieron puntualmente en comunas del interior. Hubo posturas distintas en tomo al caso del intendente de Soriano, Agustín Bascou, acusado de favorecer durante su gestión a una estación de servicio de su propiedad. Y hubo tensión en la Intendencia de San José cuando el jefe comunal José Luis Falero expulsó de su gabinete a tres dirigentes de Alianza que no le votaron un préstamo para obras La idea es encapsular los conflictos.

Dirigentes blancos dijeron que la reunión dejo algunas conclusiones.
“La primera es que los blancos han mostrado que pueden gerencia^ sus diferencias sin dinamitar los equilibrios entre los distintos bloques de-nacionalismo, algo que se demandará en caso o ser gobierno y algo no siempre ha ocurrido entre los nacionalista - dijo una fuente. La según da, agregó, es que d dó plasmado que hay o bloques definidos dentro del Partido Nacional, que presagia una interna polarizada.

Semanario BUSQUEDA - Montevideo - URUGUAY - 26 octubre 2017