El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

upm gobierno INVERSIÓN DE UPM
 Camino a la tercera planta

El gobierno y UPM firmarán el acuerdo de inversión la próxima semana; la empresa transportará madera desde el este por vía terrestre

Martín Natalevich
El presidente Tabaré Vázquez rubricará a principios de la próxima semana el acuerdo con la empresa UPM para la instalación de una nueva planta procesadora de celulosa que estará ubicada en el departamento de Durazno.

“Hemos avanzado mucho a tal punto que estamos ya casi cerrando con UPM.

Si no surge nada, espero que en el correr de la semana que viene ya tengamos el acuerdo hecho, a consideración por supuesto del gobierno nacional en el Consejo de Ministros y de las autoridades centrales de UPM. Pero los equipos negociadores llegaron a un acuerdo en el 99% de los temas tratados”, dijo el mandatario en entrevista con radio Sarandí.

La noticia llegó luego de más de un año de trabajo entre las partes, de varias prórrogas y de un momento de revuelo político en el gobierno a consecuencia de la renuncia del director de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas, Andrés Masoller, por estar en desacuerdo en cuanto a algunas “concesiones” que, según él, el gobierno le estaría haciendo a la empresa finlandesa.

“Si como dicen algunos le hemos dado todo a UPM, lo hubiéramos arreglado en un día”, y no en un año y tres meses, dijo Vázquez, respondiendo así a los reparos sobre esas presuntas concesiones fiscales.

La novedad también llegó luego de un estado de sesión permanente, con reuniones diarias en busca de acelerar la marcha para que las partes pudieran ingresar en la segunda etapa de las tres anunciadas el día que se dio a conocer públicamente el interés de la empresa finlandesa de volver a invertir en Uruguay.

“Debo decir que esta negociación fue muy intensa, de horas y horas de trabajo y reuniones con nuestros equipos y con el de UPM. No fue fácil”, dijo el mandatario.

Vázquez se puso la negociación con UPM al hombro como quizá ningún otro tema y desde su vuelta de Helsinki, donde se reunió con las máximas autoridades de la empresa, le dijo a sus colaboradores más estrechos que estaba dispuesto a ir hasta el final con esto. La inversión que la multinacional finlandesa promete para el país es la más grande de la historia, y a su concreción está jugado el gobierno en este período.

Desde hace varios meses que se sabe que la planta estará ubicada en las márgenes del río Negro, pero ayer el presidente confirmó que estará localizada en el departamento de Durazno.

UPM abastecerá la planta con madera extraída fundamentalmente de las plantaciones que están en departamentos del este del país, entre los que se encuentran Cerro Largo, Florida, Treinta y Tres, Lavalleja, Maldonado y Rocha.

Uno de los temas fundamentales para la empresa fue resolver el transporte de esa madera a la planta. En un principio se pensó en dos formas: a través de la vía terrestre y a través de la fluvial con barcazas que navegarían por el río Negro hasta el corte con la ruta 5. Pero finalmente la empresa decidió que utilizará solo las carreteras uruguayas.

El gobierno no tiene pensado construir nuevas rutas transversales para facilitar la llegada de la madera a Durazno, pero dentro de los planes está la posibilidad de mejorar algunos de los caminos existentes, así como está prevista la construcción de un puente nuevo sobre el río Negro, explicó Rossi. En ese escenario, la ruta 14 cumplirá una importante función en la medida que será un tramo para transportar la madera. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas ya adjudicó el llamado para el mejoramiento de esa ruta.

Además de la infraestructura vial y ferroviaria, el ministro Rossi dijo que se deberán reforzar los servicios en materia de comunicación, salud y hotelería en varias pequeñas localidades que pasarán a jugar un rol importante. “Necesitamos desarrollar el músculo del país”, señaló.

Uno de esos lugares es Arévalo, en el departamento de Cerro Largo, donde ya funciona una planta de UPM que procesa la madera para que llegue “limpia” a la planta. En 2016, la empresa construyó allí un puente sobre el arroyo Cañada Brava que permite disminuir la distancia de transporte de la madera y, a su vez, generó un camino alternativo cercano al pueblo. Esa instalación será ahora útil para abastecer a la nueva planta.

Algunos de esos pueblos, como Arévalo, nacieron de la mano del avance del ferrocarril pero más temprano que tarde quedaron con muy poca actividad. Ahora tienen una posibilidad de revitalizarse, señaló Rossi, e insistió en la necesidad de proveer a esos lugares de lo que necesitan.

La construcción del ferrocarril en tiempo y forma es uno de los grandes desafíos que están por delante. El gobierno proyecta la presentación de los pliegos para el llamado público antes que termine octubre. Rossi informó que la empresa dispondrá de una terminal especial en el puerto de Montevideo para celulosa. l

Lo dijo
“Si no surge nada, espero que en el correr de la semana que viene ya tengamos el acuerdo hecho”
Tabaré Vázquez
Presidente de la república

 “¿A quién hay que creerle. A Astori, que dijo que estamos lejos de firmar, o a Vázquez, para quien el acuerdo está cerrado?”
José Amorín
Senador del Partido Colorado

 “Después de firmarse el acuerdo, el gobierno tiene la obligación de venir a informar al Parlamento. Hacerlo antes era un gesto”
Álvaro Delgado
Senador del Partido Nacional

 "Estas negociaciones fueron muy intensas, de horas y horas de trabajo y reuniones”
Tabaré Vázquez
Presidente de la república

Diario EL OBSERVADOR - Montevideo - URUGUAY - 13 octubre 2017