El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ute energiaGobierno quitará US$ 173 millones al fondo de emergencia de UTE

El Poder Ejecutivo flexibilizó reglamentación del instrumento para poder apelar a esos recursos
El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) volvió a apelar a la caja de UTE y al menor costo de generación de la energía eléctrica –que no se trasladó a tarifas en beneficio de los consumidores en los últimos años– para cubrir las necesidades de gasto e inversiones del Estado. Por segunda vez en menos de un año, el Fondo de Estabilización Energética (FEE) –ver aparte– fue el instrumento al que recurrió el gobierno para volcar recursos extra a Rentas Generales, aunque esta vez por monto de US$ 173 millones, bastante por encima de los US$ 18 millones que a fines del año pasado había quitado para auxiliar inversiones que debía encarar OSE.

Por Andrés Oyhenard
La resolución que publicó este jueves Presidencia justifica esa mayor transferencia producto de que el Valor Objetivo de Cobertura del Fondo (VOCF) del FEE tiene actualmente un monto bastante superior a sus necesidades. Previa a esa resolución, el Poder Ejecutivo había allanado el camino al dinero al flexibilizar la reglamentación del FEE para que el gobierno pudiera recurrir a una nueva fuente de ingresos. El 29 de mayo se publicó un decreto que en su considerando indica que "los cambios que se vienen operando en la matriz energética, determinan que las sumas con las que es necesario contar en el fondo de contingencia (FEE) para atender situaciones de déficit hídrico, hayan ido disminuyendo".

Por ese motivo, el artículo 1° y único del decreto estableció que en caso que "el saldo del FEE supere el VOCF anual estimado más un incremento del 50%, el Poder Ejecutivo, en consulta con la UTE, podrá transferirle con cargo al excedente".
La resolución del Ejecutivo del 11 de julio indica que un informe de UTE –validado por la Administración Nacional del Mercado Eléctrico (ADME)–, ubica en
US$ 81 millones el VOCF para el ejercicio 2017. Agrega que de acuerdo a los estados financieros, el saldo del FEE se ubica hoy en $ 8.467 millones (unos US$ 295 millones). Así el resolución habilitó al FEE –un fideicomiso que es administrado por la Corporación Nacional para el Desarrollo– a volcar a UTE la suma de US$ 173 millones. Fuentes de UTE explicaron a El Observador que ese dinero no quedará en la caja del ente, ya que luego aparecerá otra resolución solicitando al ente energético que transfiera ese monto a Rentas Generales, como ya ocurrió el año pasado con los US$ 18 millones que fueron para OSE.

En esta oportunidad, las fuentes desconocen el destino que el gobierno pretende darle a esos fondos. Con la última quita que se le habilitó al FEE, ahora los recursos para atender una eventual contingencia climática como una sequía y evitar que eso impacte en las tarifas al consumidor se redujeron a
US$ 122 millones.

El rechazo en UTE
Cuando por primera vez el MEF apeló en noviembre del año pasado a solicitar los primeros US$ 18 millones del FEE a UTE para cubrir las necesidades de OSE, el presidente del ente energético, Gonzalo Casaravilla, no ocultó su disconformidad. "Hoy el fondo es parte del patrimonio de UTE, pero es de la gente, no es de UTE. La gente ahorró para que cuando venga la próxima sequía no (haya que) ajustar las tarifas", dijo el jerarca en una entrevista con En perspectiva de radio Oriental. Para el titular del ente energético "el problema" de apelar a ese fondo es "a futuro", cuando el país necesite el dinero ante una crisis energética. "¿Y ahí qué se hace? Tendremos que recurrir a las tarifas o a los impuestos", sostuvo el titular de UTE.

Ahorro sin pasar a tarifas
Corregir el desvío de las cuentas públicas es hoy uno de los grandes desvelos del equipo económico. Dentro de las empresas públicas, UTE ha sido uno de los aliados que más ha contribuido a volcar mayores recursos a la caja del Estado aprovechando el ahorro significativo en el Costo de Abastecimiento de la Demanda (CAD) que permitió la fuerte incorporación de parques eólicos en los últimos cuatro años.

En diciembre del año pasado, el Directorio de UTE aprobó una resolución a pedido del MEF para que el ente energético realizara una transferencia de utilidades extra por $ 4.060 millones (unos US$ 141,4 millones) a Rentas Generales correspondientes al ejercicio 2015. Inicialmente estaba previsto que UTE volcara a la caja del Estado utilidades por $ 2.194,8 millones (unos US$ 76,4 millones), pero luego ese monto se triplicó US$ 217,8 millones en lugar de favorecer una rebaja de tarifas. Por el contrario, a comienzos de año el Poder Ejecutivo ordenó a UTE un aumento de 7,5% en las tarifas en sintonía con el aumento del resto de las tarifas públicas que coincidió con la entrada en vigencia de un ajuste fiscal que elevó los impuestos a salarios y pasividades.

Y todo hace indicar que en 2017 los aportes de UTE a la caja del gobierno volverán a superar las expectativas. De los primeros 181 días del 2017, en 104 días la generación eléctrica fue 100% renovable, según datos de la consultora SEG Ingeniería. La energía de fuente hidráulica –la más barata– ocupó el primer lugar con una participación de 59% sobre el total generado. En segundo lugar le siguió la energía eólica con 30%, biomasa 8% y fotovoltaica 1%. En tanto, que la energía de origen térmico ocupó el restante 2% de la matriz energética.

A comienzo de mayo, el Directorio y los equipos técnicos de UTE habían dado el aval para que se aplicara una rebaja generalizada de 15% en las tarifas de electricidad por un período de tres meses durante el invierno, lo que hubiera demandado una resignación de ingresos para el ente de unos
US$ 60 millones. Pero luego la medida quedó en suspenso cuando pasó a estudio del Poder Ejecutivo. Hasta ahora, el plan de bonificaciones quedó acotado a un segmento de empresas industriales que eleven su consumo, sumado a una baja de 15% para los productores e industrias de la cadena láctea.
Los últimos resultados contables publicados de los primeros tres meses de 2017 fueron muy favorables para UTE. En ese período, obtuvo ganancias por US$ 200 millones. De no surgir nada raro con el clima de aquí a fin de año, es muy probable que UTE vuelva a transferir utilidades extras a Rentas Generales como lo hizo en 2016.

El fondo y los ajustes que redujeron sus reservas
lll El Fondo de Estabilización Energética (FEE) fue creado reglamentado en 2011 y en ese entonces se le fijó un tope de 4.000 millones de unidades indexadas (unos US$ 507 millones a valores de hoy). Este fondo de reserva se nutrió durante los primeros años cuando la generación hidroeléctrica superaba la media histórica. Sin embargo, desde 2012 el ingreso de fuentes renovables (eólica y biomasa) fue reduciendo la vulnerabilidad a la que históricamente estaba expuesta la empresa por el nivel de hidraulicidad de sus embalses.

En 2014, el gobierno de José Mujica decidió cambiar la reglamentación y UTE dejó de volcar recursos. Se consideró que los US$ 300 millones que tenía en ese entonces eran suficientes. Ahora en 2017 se aprobó un nuevo decreto que permitió reducir aún más ese fondo de reserva.
El objetivo inicial de esa herramienta fue la de evitar shocks en la situación financiera de UTE y de las finanzas públicas globales. Por ejemplo, en caso de una sequía el ente no se vería obligado a subir tarifas para cubrir un mayor gasto en centrales térmicas y generar desequilibrios en la trayectoria del déficit fiscal.

Diario EL OBSERVADOR - Montevideo - URUGUAY - 16 julio 2017