El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

décima cruzadaCAMPAÑA
Diez de Medina en la décima cruzada

Cuando alguien publica en un diario en pocos días, tres columnas sobre un mismo tema no es una opinión, es una campaña y estamos demasiado lejos de las elecciones para ser política, tiene otros objetivos, que se esconden debajo de una catarata de ferocidad adjetiva y de inexactitudes.

Esteban Valenti
Álvaro Diez de Medina es una pluma recurrente en un tema casi exclusivo, atacar al Frente Amplio y como todas las cosas que tiene un sesgo fanático logran un efecto muy particular, incluso los que tratamos de mantener un espíritu crítico sobre la política y en particular sobre la labor de gobierno leyendo al cruzado nos viene la tentación de enarbolar los estandartes del oficialismo total.Es demasiado burda su campaña. Pero en este caso cruzó el Rubicón, el Tiber y el Rio de la Plata.

Demás está decir que las verdaderas cruzadas fueron nueve u ocho según los historiadores. Esta es una falsa.

Primer acto, cargó lanza en ristre contra la venta por parte de Katoen Natie de sus empresas portuarias en Uruguay y en especial su paquete accionario en TCP, la terminal de contenedores que tuvo en los años de funcionamiento y según titula su comunicado la empresa belga al poner a la venta sus activos "Luego de 16 años de crecimiento espectacular"

"Uno de los operadores portuarios más importantes del mundo ha decidido darle la espalda a Uruguay" escribe Diez de Medina y esa misma información es falsa, Katoen Natie no ocupa esa posición. El diario El País informa en su edición del 15 de mayo d este año, ayer... "Las empresas navieras Maersk y MSC, de las más importantes del mundo en el rubro portuario, están interesadas en adquirir el negocio de la firma belga Katoen Natie en el puerto de Montevideo, que incluye la única terminal especializada de contenedores a través de Terminal Cuenca del Plata (TCP) de la que posee el 80% de las acciones -la Administración Nacional de Puertos (ANP) es dueña del 20% restante."

Esas si son empresas globales de gran porte y hay otras, basta buscar un poco en Google y no tomar como oro colado las informaciones proporcionadas por fuentes "desinteresadas". Katoen Natie es una empresa de porte medio. Generosamente.

Todas las columnas del cruzado están destinadas a mostrar que el gobierno del FA en esta y en todas las materias posibles es un desastre total y absoluto, que Katoen Natie se va como consecuencia de ese desastre, del nefasto papel de los sindicatos (cuando no...) y del tratamiento diferencial que se le habría dado a otra empresa que opera en el sector público del puerto de Montevideo, Montecon.

Un apunte,  los datos sobre salarios de los trabajadores y muchos otros temas demuestran que el cruzado maneja información muy "interna" y muy especializada, que pocas fuentes disponen... lástima que en algunos de los casos las informaciones filtradas son falsas y, extrañan estas imprecisiones cuando al escribir se parece a un ex ministro del MTOP...cuyo único mérito en materia portuaria fue no haber hecho absolutamente nada a pesar de que la ley de puertos fue aprobada en 1992. Tuvo 12 años.

Katoen Natie no vende su participación en otras tres importantes empresas que tiene en Uruguay, lo que demuestra que no le "da definitivamente la espalda" al país. Otro detallecito que poco tiene que ver con Mugabe.

Si bien me solidarizo con el Ministro Victor Rossi por la ferocidad de Diez de Medina hay un aspecto en que discrepo con las declaraciones del ministro, a mí que una empresa privada venda su participación en un negocio en Uruguay no me mueve ninguna aguja, lo hizo BOTNIA con UPM y fue para mejor, lo hizo ENCE con Montes del Plata e idem fue para más y mejor, lo hicieron los frigoríficos, inclusive el último a capitales japoneses y todos sabemos que será para llegar al mejor comprador de carnes del mundo, el más exigente y, podría seguir con muchos otros casos.

Como he reconocido, porque es la verdad y es de rigor, la Ley de Puertos y en su momento el FA se equivocó,  tuvo un papel muy positivo, pero el impulso concreto, la ejecución, las múltiples inversiones públicas en todos los puertos del país, paralizados durante muchos años se hicieron durante los gobiernos del FA.

Por otro lado,  de una cosa estoy absolutamente seguro Katoen Natie no se va del Uruguay porque haya perdido plata, amortizó con creces sus inversiones y basta ver los balances y el datos del precio de venta de sus acciones, 300 millones de dólares,  proporcionado por el diario El País (15/5/17) para calcular que sus ganancias anuales superaron los 50 millones de dólares. Nada mal.

Seguramente el cruzado tan conocedor del mundo portuario cree que se encontrará un desprevenido y un casi tonto comprador que se gastará 300 millones de dólares para comprar una terminal portuaria atenazada por un terrible gobierno durante los próximos 14 años de concesión que le quedan.

Pero la cruzada tiene además de esos destinatarios un enemigo privado, la empresa Montecon y su última columna es en respuesta a una columna publicada por John Christian Schandy director de Montecon que rebate informaciones incorrectas aportadas por Diez de Medina, sobre temas bastante técnicos de  la operativa del puerto de Montevideo, Diez de Medina demuestra en su última nota del 15/5/17 una versatilidad en el tema que califica de "mirada independiente" y arremete nuevamente con una avalancha de datos seguramente también "independientes" que agravan mis dudas, sobre los objetivos de la cruzada.

La duda que me asalta es esa pregunta básica que surge en toda investigación, de todo tipo ¿a quién favorece esta tenacidad adjetiva y tan feroz? A la oposición, lo dudo, porque la Ley de Puertos es una creación exitosa de esa oposición, pero más importante todavía porque si quieren llegar al próximo gobierno, y quieren y, hacen muy bien en quererlo, el puerto deberá seguir siendo un factor fundamental para el crecimiento, así que tirar a matar a esa altura no los ayuda para nada?

¿La cruzada ayuda a Katoen Natie? Tengo la leve impresión de que en medio de negociaciones con posibles compradores internacionales, pero también con el gobierno porque, aunque la venta la puede hacer por su entera cuenta y responsabilidad la empresa belga, no será fácil vender TCP sin una actitud positiva de la ANP y del gobierno. Elemental, y el propio comunicado de Katoen Natie, que ha demostrado que sabe manejar muy bien la comunicación, es muy preciso en ese sentido. Desde el propio título del comunicado que ya citamos en esta nota. Siempre y cuando la voluntad de vender se concrete y sea en serio.

¿Y entonces? Las cruzadas pueden tener un empuje fundamentalmente ideológico, pero...este caso, por favor, es demasiado mercantil, ni los fenicios se embarcarían en semejante navegación. Y la primera impresión es que se está creando un clima para que los posibles compradores a Katoen Natie o la propia Katoen Natie vengan con una larga lista de reclamos, de exigencias hacia el gobierno y la ANP. Me huele.

Y aquí voy a un tema delicado. Soy un lector atento de El Observador inclusive de sus páginas de opinión, se puede disentir, acordar total o parcialmente pero siempre aportan algo interesante, lo mismo que sus investigaciones periodísticas. El otro día leí una muy documentada nota sobre los pedidos de informes ejercidos legalmente ante diversas autoridades de gobierno y las deficientes respuestas. Me guste o no, hay que pensar,  está allí  todo documentado.

Por eso me resulta bastante insólita esta campaña desembozada y concentrada con datos falsos, con una colección interminable de adjetivos y bajo terrible sospecha mercantil. No tenía  la impresión de que El Observador participaba de este tipo de cruzadas.

Independientemente que la campaña de Diez de Medina contra el gobierno del Frente Amplio debe ser de las más adjetivadas de todos los opinadores uruguayos, este caso es muy particular y portuaria.

¿Desde qué altura de eficiencia y resultados lanza sus mandobles de cruzado no se sabe muy bien, porque su único papel fue ser embajador de Uruguay en Estados Unidos durante el gobierno de Julio María Sanguinetti y Bill Clinton y su papel fue total y absolutamente irrelevante, intrascendente con la única excepción de que el embajador incorporó al parque automotor de la embajada uruguaya en Washington D.C. un lujoso auto Jaguar, seguramente como parte de su esfuerzo diplomático ante su país anfitrión. Nada más.

Conste que este último dato me lo pasaron uruguayos residentes en Washington como una demostración del nivel de algunos de nuestros diplomáticos.

UY PRESS - Montevideo  -  URUGUAY -  17 mayo 2017