El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

vacas ElPaisGanadería apunta a bajar más las emisiones de gases causantes del efecto invernadero

La International Meat Secretariat (IMS) generó un documento para la Reunión COP21 sobre Cambio Climático en el que analiza la influencia de la industria de la carne y el ganado en este asunto, según informó el Instituto Nacional de Carnes (INAC).

El documento se ajusta al siguiente detalle:
La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la mejora de la actuación medioambiental de la carne y el ganado son prioridades clave para la industria de la carne y el ganado.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el ganado, incluyendo al lácteo, contribuye en cerca de un 14,5% a las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Estamos reduciendo las emisiones de GEI con la adopción de herramientas y prácticas sanitarias y agrícolas innovadoras, que apoyan una producción sostenible y medioambientalmente responsable de proteínas animales, utilizando menos recursos y derivando en un menor impacto ambiental. Trabajando junto a todos nuestros socios de la cadena productiva, hemos conseguido:

    Mejorar los programas de salud y cría animal para aumentar la productividad y desarrollar una mejor nutrición animal para evitar las pérdidas de carbono o nitrógeno a la atmósfera.

    Promover las prácticas de gestión de estiércol para reciclar nutrientes y energía y aumentar la rentabilidad de ese fertilizante natural, a la vez que reducir las emisiones de amoníaco y metano.

    Conservar el suelo optimizando la producción de hierba, gestionando la tierra de pastoreo para rumiantes, previniendo la erosión y evitando el sobrepastoreo, con beneficios en la captura de carbono.

    Reducir significativamente la deforestación a través de la intensificación sostenible.

    Utilizar las mejores tecnologías en el procesamiento de carne para optimizar recursos, reduciendo significativamente el uso de agua y energía, y mejorando, a la vez, las condiciones de trabajo.

El ganado sustenta a la sociedad rural, y estamos comprometidos en producir de forma sostenible. El ganado utiliza sobre todo terreno no destinado al cultivo y para el que no existe ningún otro uso productivo. El ganado transforma el 80% del alimento no comestible, como la hierba, la biomasa, los residuos de los cultivos y los productos derivados en alimento de alto valor. El ganado es necesario para la seguridad nutritiva y la diversidad de las dietas. La carne y otros productos animales, como la leche y los huevos, son ricos en nutrientes y contienen mucha energía, y representan excelentes fuentes de proteínas, vitaminas y micronutrientes esenciales. Una dieta saludable, equilibrada y variada es crucial para abordar los múltiples retos de la malnutrición, que incluyen la emaciación, el aturdimiento, la obesidad y la anemia en mujeres en edad reproductiva.

Globalmente, el ganado representa un 28% de la proteína en la dieta. El ganado también produce importantes subproductos: energía, fibra, medicamentos, lodo para biogás y estiércol para mantener la fertilidad del suelo, reduciendo la necesidad de utilizar fertilizantes sintéticos. El estiércol proporciona hasta un 12% del nitrógeno para los cultivos y hasta un 23% en sistemas combinados de cultivo-ganado en países emergentes.

El ganado es un importante contribuyente a la seguridad alimentaria y nutritiva global. Además, no existe ningún otro sector que sea más crucial para la gente pobre. La FAO calcula que 1 millón de personas pobres obtienen como mínimo una parte de su sustento de la producción ganadera. 

Diario EL PAIS - Montevideo - URUGUAY - 02 diciembre 2015