El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

teyma fotoSubrayadoAbengoa “tomará medidas” paraque concurso no afecte a Uruguay

Constructora. El grupo enfrenta problemas en España y autoridades temen impacto en obras locales
M. Noguez y A. Oyhenard - @NoguezMiguel y @andresoy31

Los problemas financieros de la constructora Abengoa que se acerca al concurso de acreedores en España no pasa desapercibido en Uruguay porque la compañía tienen adjudicada la realización de varias obras de infraestructura, entre las cuales hay algunas sin comenzar o en tareas de preparación como la construcción del ANTEL Arena o el puerto pesquero de Capurro.

La responsable de Comunicaciones de Abengoa España, Patricia Malo de Molina Meléndez, dijo ayer a El Observador que “la compañía espera continuar desarrollando sus proyectos en la región” y “está tomando las medidas necesarias para continuar operando con normalidad”.

La terminal pesquera es una de las últimas obras que le acaba de ser adjudicada a su filial en Uruguay, la empresa Teyma, que tiene el 50% de participación en el consorcio que integran junto a las firmas Chediaq y Juan M. Lavigne. Esa obra demandará una inversión que asciende a US$ 93 millones.

El proyecto incluye la construcción y explotación de muelles con una longitud total de 1.006 metros para buques pesqueros industriales y cámaras frigoríficas bajo el régimen de concesión por 30 años. Mediante un comunicado, Abengoa indicó que los trabajos de ingeniería empezarían a finales de 2015. El plazo para la realización del proyecto es de nueve meses y de otros 30 meses para su ejecución.

Según supo El Observador, si bien la obra ya fue adjudicada, el contrato todavía no fue firmado y se encuentra en etapa de ajustes finales. La mala situación financiera de la empresa se ha conocido justo cuando se está a punto de dar un paso que se considera clave para el desarrollo de la infraestructura portuaria. Una fuente consultada por El Observador dentro del gobierno indicó que tomando en cuenta la fuerte presencia que tiene Teyma en Uruguay, la inquietud respecto a un eventual efecto del concurso de Abengoa en la concreción de distintos proyectos en el país será planteada por el gobierno. Según se indicó, las autoridades quieren evitar que se repitan dificultades como las que ocurrieron con la planta regasificadora que hoy está en suspenso, luego que el consorcio adjudicatario GNLS (integrado por GDF Suez y la japonesa Marubeni) abandonara la obra. De hecho, el Poder Ejecutivo tiene previsto realizar un gabinete ministerial especial para discutir cómo sigue el proyecto, una vez que el Parlamento apruebe la ley de Presupuesto (ver nota aparte).

El proyecto original tenía como fecha límite para la puesta en marcha de la regasificadora noviembre de 2016, con una fase de preinicio de junio de 2015 que no pudo cumplirse dado el notorio rezago que venía acarreando la obra civil en la zona de Punta de Sayago.

Las complicaciones económicas que afronta Abengoa también han generado desconfianza en otras constructoras que han competido con la firma en distintas licitaciones de obra pública y que ahora dudan sobre la solvencia de la española para poder afrontar los compromisos asumidos, según supo El Observador.

Otros emprendimientos que Teyma tiene adjudicados en Uruguay son la construcción del ANTEL Arena, cuyas obras están previstas que se retomen en enero y para lo cual se constituyó un fideicomiso por US$ 57 millones.

Además, Teyma-Abengoa tiene adjudicada una obra de saneameinto en Ciudad de la Costa, el Centro de Convenciones de Punta del Este y la cárcel por PPP en consorcio con Inabensa y Goddard.

Diario EL OBSERVADOR - Montevideo - URUGUAY - 27 noviembre 2015