El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Angelini 2Grupo Angelini, con la vía libre para invertir US$2.700 millones en Chile en negocio forestal

La compañía maderera Arauco rearmó su equipo gerencial para consolidar el crecimiento que prevé para los próximos años. La empresa se asesora con una firma australiana para enfrentar la próxima temporada de incendios y estima que desde 2019 se notará una merma en el stock de madera.
Atrás quedó la nube negra que persistía sobre la compañía forestal Arauco, ligada al grupo Angelini, y que impedía que millonarios proyectos forestales suyos en el sur de Chile vieran la luz.

En los últimos tres meses, el horizonte para la firma se despejó.

A fines de abril, el empresario Roberto Angelini, presidente de Empresas Copec, matriz de la firma maderera, se lamentaba en una junta de accionistas por la judicialización de dos iniciativas forestales, que impedían desde hace varios años el avance de esas inversiones que, de concretarse, sumarían cerca de US$ 2.700 millones. A esos problemas se añadía un inicio de año complejo para Arauco, por el impacto de los incendios forestales del verano.

[Arauco anuncia plan de 14 medidas para enfrentar incendios]

Pero hoy, el escenario para la compañía es diferente y al interior de esta celebran por noticias positivas en el mercado -como el alza del precio de la celulosa y el incremento de la demanda de China- y por sus proyectos en Chile, que terminaron con sus problemas judiciales. Esto le despejó el camino a la empresa, que quiere desarrollar sus iniciativas locales, especialmente ahora, luego de que el viernes, y tras dos meses de negociaciones, desistiera definitivamente del interés por comprar en unos US$ 4.200 millones la productora de celulosa Eldorado en Brasil, tras no llegar a un acuerdo con sus accionistas liderados por J&F Investimentos, relacionada con los hermanos Batista.

[Iván Chamorro, gerente de Asuntos Corporativos de Arauco: “Va a venir un incendio frío, no habrá llamas, pero sí falta de madera”]

En medio de tales proyectos, la firma ha realizado importantes ajustes en su plana ejecutiva para proyectar su crecimiento.

¿Cuáles son los planes que espera concretar en Chile?

La iniciativa de mayor envergadura es el proyecto Modernización y Ampliación Planta Arauco (MAPA) en el Biobío, que involucra unos US$ 2.500 millones, incluyendo la primera fase de US$ 200 millones, que consta de una planta de tratamiento de efluentes que estará lista este año.

A fines de mayo, la Corte Suprema le dio el visto bueno a la tramitación ambiental de MAPA, desechando reclamaciones de comunidades indígenas, por lo que quedó en condiciones de materializarse luego de seis años de partir sus primeros estudios.

El segundo proyecto -que ha estado detenido hace dos años- es la transformación de la Planta Valdivia para producir pulpa textil, que serviría para usos médicos y fibras textiles, y que tendría como destino principal China. Esta iniciativa, de unos US$ 185 millones, se liberó de sus líos judiciales hace tres semanas, ya que las cinco comunidades indígenas que se oponían a su desarrollo desistieron de las acciones en la Corte Suprema tras un acuerdo extrajudicial con la compañía. El arreglo involucró a otras 10 comunidades, todas las cuales recibirán, en conjunto, $700 millones, que irán a un fondo para financiar proyectos con la asesoría de Arauco.

“En tres meses cambió el escenario. Estos dos proyectos son muy importantes y queremos llevarlos a buen término, lo que refleja el compromiso de la empresa con el país y también de que hay optimismo sobre cómo se desarrollarán las cosas en Chile hacia adelante”, sostiene el gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales de Arauco, Charles Kimber.

Kimber advierte, de todos modos, que los proyectos se encuentran en etapa de revisión de sus estudios financieros y de costos, los que se deben actualizar por los retrasos que han tenido. Pero anticipa que la Planta Valdivia se analizará más rápido, porque es de menor inversión que MAPA. Prevé que la administración presente los nuevos antecedentes al directorio de la firma en un par de meses.

Sobre MAPA, indica que “se deben ajustar costos de construcción y equipamientos, lo que toma tiempo. Hay gente trabajando en eso”.

Arauco no estaba optando entre invertir en el corto plazo solo en Brasil o Chile, afirma Kimber. Pero en la empresa ven que tras no prosperar la compra de Eldorado, eso ahora se transformó en una buena señal para el desarrollo de MAPA.

Activos de Masisa: “Es un negocio que conocemos en países donde estamos presentes y estamos disponibles para analizar oportunidades”

Arauco también estaría interesada en algunos activos industriales madereros por US$ 500 millones, que Masisa puso a la venta recientemente en Argentina, México y Brasil. “No podemos hablar, porque no tenemos nada concreto, pero efectivamente hay una posición de venta de Masisa. Es un negocio que conocemos en países donde estamos presentes y estamos disponibles para analizar oportunidades, pero no tenemos nada que informar”, comenta Kimber.

La forestal de Angelini también busca crecer en sus líneas de innovación. Sus áreas de confección de muebles y juguetes de madera están en conversaciones con firmas expertas en esos ámbitos para expandirse.

En la actividad de producción de bebidas y alimentos sobre la base de maqui, destacan sus incipientes exportaciones a Corea del Sur, por cerca de US$ 1 millón anual.

Desde sus instalaciones en Alemania están importando tableros para el mercado de viviendas

Además de destacar el crecimiento de China y el aumento del precio de la celulosa -la de fibra larga ha subido 10,15% este año, a US$ 890,9 por tonelada-, Kimber resalta que el fortalecimiento del euro en algo ayuda a sus operaciones dentro de Europa, donde tienen presencia, luego de que hace cerca de un año compraran en 137 millones de euros el 50% de la propiedad de la sociedad española Tableros de Fibras (Tafisa), fabricante de productos de madera, que hasta entonces era controlada por el grupo portugués Sonae Industria. Así, Arauco accedió a plantas en España, Portugal, Alemania y Sudáfrica, concretando operaciones en 10 países. Los otros, además de Chile, son Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Canadá y Brasil.

Kimber señala que desde Alemania hoy están importando tableros del tipo OSB -usados en construcción de viviendas-, para comercializarlos en Chile y otros países de América Latina. Estas internaciones ascienden hoy a unos US$ 1,5 millones al mes.

Otro de los mercados relevantes para Arauco es Norteamérica, donde entró en 2012 y donde ya posee nueve plantas de paneles, dos en Canadá y siete en Estados Unidos. En Michigan (EE.UU.), Arauco avanza en la construcción de la fábrica de paneles Grayling, obra de US$ 400 millones, que lleva 15% de avance y que estaría operativa en el último trimestre de 2018.

La preocupación de Arauco en el aspecto internacional está centrada en Brasil, donde posee unas 181 mil hectáreas de bosques y plantaciones, además de dos plantas de paneles y una de resina.

En dicho mercado, le inquieta el efecto del deterioro económico sobre su negocio de tableros, ya que la demanda interna en Brasil no es suficientemente fuerte para absorber la producción y, a la vez, la estructura de costos para exportar desde ese país tampoco les favorece, indica Kimber. De todos modos, Arauco espera que en el segundo semestre de este año y en 2018 repunte la actividad en Brasil.

Firma tiene plan para enfrentar incendios
Por los incendios forestales del verano pasado en la zona centrosur del país, Arauco sufrió la quema de unas 80 mil hectáreas de plantaciones -principalmente pinos-, por un valor contable de US$ 240 millones. Con los seguros que aún está reclamando, solo obtendría US$ 35 millones.

Arauco está trabajando por estos días con la firma australiana Csiro, en el análisis de información de incendios forestales en los últimos 10 años. Kimber explica que la forestal chilena cuenta con datos de cerca de 14 mil siniestros, de las horas y lugares donde comenzaron, de las brigadas que participaron en el combate, entre otros. La revisión de esto le servirá para determinar, en las próximas semanas, sus necesidades en helicópteros, aviones y brigadistas para enfrentar la temporada de incendios 2017-2018. “Tenemos que estar preparados para un escenario similar al de inicios de este año”, sostiene Kimber.

Kimber explica que, por ahora, los inventarios de madera son suficientes, ya que se están cosechando los bosques que aún sirven. Pero advierte que a partir de 2019 y por los 15 años siguientes, existirá un importante déficit de madera, en especial, rollizos en la zona del Maule, lo que afectará el suministro para la operación de aserraderos de esa zona.

Por ello, la compañía desistió de su anuncio de reconstruir el aserradero El Cruce, ubicado en Santa Olga, VII Región, que fue arrasado por el fuego, al igual que las viviendas del lugar. Kimber señaló que de las 125 personas que trabajaban en esas instalaciones, algunas decidieron retirarse y otras 70 a 80 están empleadas en diversas ubicaciones de la empresa.

A partir de 2019, Arauco prevé un déficit de madera en la zona del Maule, el que se extenderá por 15 años.

 Arauco reordena plana ejecutiva para enfrentar crecimiento e hijos de Angelini toman puestos claves

Para enfrentar sus próximos desafíos y crecimiento, Arauco ha realizado importantes cambios en su estructura administrativa este año.

Algunos de los movimientos que ya se realizaron son los vinculados a dos hijos del presidente de Empresas Copec, Roberto Angelini Rossi, quienes tomaron cargos de responsabilidad en Arauco. Se trata de Claudio Angelini Amadori (35 años, ingeniero civil de la UDP y MBA del Babson de EE.UU.), quien asumió como subgerente de Ventas de Paneles en Estados Unidos y México. Su hermano Mario (32 años, ingeniero civil industrial de la UC y quien hace dos meses se graduó de un MBA en el MIT de EE.UU.) es jefe del Área Comercial de Celulosa en Arauco.

Su primo Antonio Amadori Hamuy (34 años, periodista de la Universidad del Desarrollo y magíster en comunicación estratégica de la UAI) es el jefe de Comunicaciones Corporativas de Arauco.

A nivel de ejecutivos, igualmente, esta semana se informó de otros cambios relevantes en Arauco, que se harán efectivos desde el 1 de octubre próximo. La ex ministra del Trabajo y ex gerenta general de Metro, Camila Merino (49 años, ingeniera civil de la UC), pasará de gerenta corporativa de Personas, Medio Ambiente, Seguridad y Salud Ocupacional a ser vicepresidenta del Negocio Forestal, una de las áreas clave en la compañía.

Merino reemplazará en dicho cargo a Álvaro Saavedra, quien formará parte del directorio de Forestal Arauco y será presidente de la mesa directiva de Forestal Cholguán.

A la vez, el puesto que dejará Camila Merino (gerencia de Personas, Medio Ambiente, Seguridad y Salud Ocupacional) será asumido por Iván Chamorro (44 años, ingeniero), quien dejará la gerencia de Asuntos Públicos y Comunicaciones de la forestal.

Las responsabilidades de Asuntos Públicos serán abordadas por el gerente de Asuntos Corporativos y Comerciales, Charles Kimber.

“Tenemos un muy buen equipo, buenos líderes. El año pasado hicimos una reducción y salió el 8% de las personas de la compañía. Eso está consolidado, y ahora para proyectarnos para el crecimiento y desafíos de la empresa se requiere de ciertos movimientos y una mejor visión estratégica de los negocios, y tenemos a esas personas dentro de la organización”, comenta Kimber.

Diario EL MERCURIO . Santiago - CHILE - 14 agosto 2017