El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

TRONCOS FORESTALLa ley de promoción forestal tiene una demanda anual de más de 4 mil forestadores en el país y genera de manera directa 11 mil empleos que proveen de materia prima a 2100 aserraderos Pymes

La Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel (AFCP), presidida por Claudio Terrés -quien participa de la Mesa Nacional de Competitividad en representación de las grandes empresas de este segmento de la cadena productiva-, publicó en su boletín institucional N° 256  los 10 puntos centrales de la cadena foresto industrial que fundamentan la prórroga de Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados, herramienta jurídica que establece beneficios fiscales a las empresas y aportes económicos no reintegrables (subsidios forestales) a los pequeños y medianos productores.

 

 Por Patricia Escobar
“Se definieron desde las distintas asociaciones que integran toda la cadena productiva, incluyendo a la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel, 10 puntos que sustentan la Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados, que tendría algunas modificaciones en su proyecto de prórroga a presentarse en el Congreso Nacional, con el objetivo de renovación por 10 años permitan promover la promoción para garantizar la materia prima de las industrias de evergadura en celulosa, papel y tableros, como también a las más de 7000 Pymes madereras que existen en el país, asegurando una masa forestal necesaria que permita inversiones de peso en el sector”, destacan.

“La Ley tiene anualmente una demanda promedio de unos 4000 forestadores que generan de manera directa unos 11 mil empleos y proveen la materia prima para abastecer a unos 2100 aserraderos Pymes”, indican en el punto 4 del documento publicado.

Por otra parte, el nuevo proyecto de prórroga y modificación para ley de promoción incorporará con un nuevo artículo la posibilidad de obtener financiamiento externo aprovechando el servicio ambiental que proveen los bosques para la lucha contra el Cambio Climático.

El punto 2 estaría en discusión para algunos actores de la cadena foresto-industrial, principalmente para los productores de Misiones. Empresarios, productores y profesionales advierten dificultades económicas y un modelo de desarrollo forestal que necesitaría un debate para encontrar un correctivo en el mercado actual frente a la sobreoferta de rollos triturables que se destinan a la producción de celulosa y papel, donde la concentración de la compra por parte de dos principales, Arauco y Papel Misionero – empresas socias de la AFCP- fijan precios que no son rentables para los pequeños productores frente a los costos actuales y un mercado interno y externo deprimido. (Ver Noticias Relacionadas)

Los 10 puntos que fundamentan la continuidad de la Ley
Promoción para la base de plantaciones con destino industrial a futuro. En todos los países con alto desarrollo foresto-industrial de Sudamérica (principalmente Brasil, Chile y Uruguay) se han implementado regímenes de promoción hasta alcanzar el desarrollo industrial. Actualmente, Argentina se encuentra a mitad de camino, necesitando 10 años más del régimen para lograr una masa forestal necesaria que permita traccionar inversiones de peso en el sector.

La única provincia del país que tiene un saldo forestal positivo con relación a la industria es Corrientes. Si bien hay un stock suficiente que permite abastecer industrias de peso como las celulósicas papeleras, es necesario generar un flujo constante de inversión a fin de sostener esta posibilidad unida a la de fabricación de tableros, generación de inversiones en grandes aserraderos y en energía por biomasa. Por otro lado, provincias forestales tradicionales como Misiones, Entre Ríos y Buenos Aires no poseen un superávit en relación a la industria actual, no pudiendo siquiera proyectar posibilidad de nuevas inversiones a futuro.

La composición del sector forestal argentino está dada por pequeños, medianos y grandes forestadores, este último grupo son generalmente empresas que aprovisionan a sus propias industrias, se autoabastecen. Existen hoy unas 7000 Pymes de distinto nivel de transformación de la madera que se abastecen directamente de estos pequeños y medianos forestadores, que son los que gozan del beneficio vigente. Si se corta el régimen se ponen en peligro estos sectores más vulnerables.

La Ley tiene anualmente una demanda promedio de unos 4000 forestadores que generan de manera directa unos 11 mil empleos y proveen la materia prima para abastecer a unos 2100 aserraderos Pymes.
El Costo Fiscal promedio para abastecer esta demanda es de solo unos 20 millones de dólares. En este sentido, el nuevo proyecto de prórroga y modificación incorpora con un nuevo artículo la posibilidad de obtener financiamiento externo aprovechando el servicio ambiental que proveen los bosques para la lucha contra el Cambio Climático. De esta manera se busca que la Ley sea autosustentable, tratando de minimizar la participación del Estado.

Una prórroga con modificaciones de la Ley 25.080 ayudará a alcanzar los compromisos asumidos por el país en el Acuerdo de París, alcanzando las 2 millones de hectáreas forestadas.
Si el régimen finalizara hoy, se calcula que a nivel nacional solo unas 15 empresas continuarán forestando para abastecer a sus industrias. Se estima que se plantarían alrededor de unas 20 mil hectáreas por año y esto sólo podría reponer parte de lo que se corta.

No existe en el país una empresa que se autoabastezca de madera propia, ya que todas en mayor o menor medida se proveen de pequeños y medianos forestadores, por lo tanto el impacto de la ley trasciende a todo el sector foresto-industrial nacional.
Se observa un momento propicio para desarrollar el sector, con una demanda mundial cada vez mayor por productos derivados de la madera, con bajo impacto ambiental, renovable y reciclable. Si Argentina aprovecha este contexto internacional positivo y sus ventajas naturales, puede convertirse en una potencia forestal a nivel global.
Actualmente el país a pesar de sus ventajas naturales para forestar, tiene una balanza comercial deficitaria que llega a unos U$D 1000 millones (principalmente en el rubro celulosa, papel y cartones).

ARGENTINA FORESTAL - Misiones - ARGENTINA - 08 julio 2018