El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

abeja recolectandoApicultores argentinos y ministro Etchevehere debaten por muerte de abejas

Los apicultores consideran que el “modelo agroindustrial” argentino “es ilegal" y "elimina la diversidad biológica en forma expresa (...) , con la única finalidad cierta de aumentar la riqueza de un puñado de empresas trasnacionales”

Buenos Aires, Argentina – TodoElCampo – La muerte de abejas sigue siendo un tema de mucha preocupación para los apicultores de todo el mundo. En Argentina el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere escuchó el reclamo de la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA) que responsabiliza a los agroquímicos. “El campo se sumergió en venenos”, afirmaron, pero el ministro les contestó que “el modelo de agroquímicos no va a cambiar”.

 

A mediados de marzo los apicultores de Córdoba sufrieron la muerte de 72 millones de abejas lo que derivó en un fuerte debate entre el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere y la Sociedad Argentina de Apicultores (SADA).

El intercambio de opiniones se dio en el marco de la reunión del Consejo Nacional Apícola que se realizó en la última semana de marzo en la sede porteña del Ministerio, y donde un miembro de SADA le manifestó a Etchevehere la “crítica situación” del sector que va disminuyendo el número de apicultores y colmenas a causa del “progresivo deterioro ambiental por la pérdida de biodiversidad, como resultado de la política agrícola intensiva vinculada al uso de agroquímicos”, informó Infocampo.

En pleno debate el ministro preguntó “¿cómo piensan convivir con eso?” y añadió: “porque el modelo no va a cambiar”, reafirmando así el actual modelo productivo agrícola del país.

La respuesta de SADA llegó a través de un comunicado al que accedió TodoElCampo, en el que se “exige a las autoridades” que “las abejas” y “la apicultura” sean “una actividad esencial y estratégica” del Estado.

LOS APICULTORES ESTÁN DESAPARECIENDO.
La Sociedad Argentina de Apicultores advierte que en el país está “desapareciendo” la actividad “porque han desaparecido las chacras, las flores, y el campo se volvió marrón y se sumergió en venenos, que hoy la hipocresía de muchos, llama productos fitosanitarios”.

La “ingeniería genética” y los “químicos” hacen “desaparecer” las “semillas que hacen a la identidad de la tierra, y a la fortaleza de sus ecosistemas”, conduciendo a la “pérdida de diversidad biológica”, expresa. “Las abejas no tienen comida saludable, la que hay es poca, sin variedad y en la mayoría de los casos contaminada con ‘fitosanitarios’”.

“Con las abejas desaparecen además el resto de los polinizadores silvestres, y con ello buena parte de las frutas y verduras que comemos, así como las que alimentan a nuestros animales”, advierten los apicultores.

También se deshilacha la urdimbre social y productiva de nuestras comunidades” y “el circuito económico en el cual la apicultura tributa” como lo hace “el resto de las actividades tradicionales del campo”.

UNA ACTIVIDAD “ESENCIAL” Y OTRA “ILEGAL”
“Como Sociedad debemos exigir a las autoridades de gobierno que las abejas, y por extensión la apicultura –que es el arte de su cuidado-, se constituyan en una actividad esencial y estratégica del Estado Nacional, como principales garantes de la diversidad biológica y de los alimentos que llegan a nuestros hogares”, plantean.

Asimismo consideran que el “modelo agroindustrial” argentino “es ilegal (…) porque elimina la diversidad biológica en forma expresa, sostén último de la vida en el planeta, con la única finalidad cierta de aumentar la riqueza de un puñado de empresas trasnacionales”.

Como solución propone “modificar” el modelo productivo “y buscar sistemas agropecuarios sustentables, eficientes, con respeto a la biodiversidad y a la salud de las personas, para poder lograr un equilibrio que permita el desarrollo vital de la apicultura y del resto de las producciones agrícolas, en armonía entre ellas y el ambiente”.


TODO el CAMPO - Montevideo - URUGUAY - 12 abril 2018