El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

asamblea ambientalDiez años, y no vamos a aflojar

Este jueves, en representación de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, un grupo numeroso se congregó frente al consulado de Uruguay para marcar presencia y recordar a la autoridad diplomática que el hecho de que Botnia opere en la costa uruguaya del Río Uruguay que compartimos y que lo haga desde hace diez años, no significa que la lucha de Gualeguaychú vaya a claudicar.
 
Tampoco que el servilismo de gobernantes de uno y otro lado haya logrado infiltrarse en la ciudadanía, que sólo quiere vivir en un lugar con aire, agua y tierra limpios, sin contaminación.

A pesar de Montes del Plata y de la imponente pastera que acaban de anunciar, condenando al pueblo uruguayo y a nosotros, sus vecinos; y aunque se insista en derogar la Ley de la madera, sancionada para prohibir la venta de rollizos a plantas de celulosa, Gualeguaychú va a mantenerse de pie y no va a aflojar.
 
Esto se dijo en la proclama, cuando se afirmó “Hemos conocido las intenciones del Gobierno uruguayo, que desde hace más de dos décadas viene favoreciendo la instalación de empresas celulósicas. Nos expresamos de mil maneras y con miles de acciones para evitar que se instale en nuestra región la pastera BOTNIA.

 El Gobierno uruguayo desoyó los reclamos de nuestros ciudadanos, encabezados por Gualeguaychú y el incipiente reclamo de su propio pueblo, y apoyó los intereses económicos de las corporaciones extranacionales que vienen a saquear nuestros recursos naturales y a dejarnos la contaminación.

 Varios presidentes de Uruguay y en mayor medida el Presidente Tabaré Vázquez se pusieron abiertamente en favor de Botnia – U.P.M. y de otras pasteras, a sabiendas que son altamente contaminantes y por lo tanto destructoras del medio ambiente y de la salud de los ciudadanos. Una vez más repudiamos sus actitudes contrarias a los ciudadanos”.

 Al Gobierno argentino también le cupo lo suyo, porque escrito está en el documento hecho público “Nos parece que no hay una relación suficientemente coherente entre lo que a veces se dice sobre la defensa del medio ambiente y de la salud de los ciudadanos y las acciones que en realidad se impulsan o permiten. La mirada permisiva de nuestro Gobierno con respecto a las pasteras en Uruguay, es un ejemplo de ello.
 
Por ello reclamamos evidencias claras en contra de proyectos que anteponen el beneficio económico de unos pocos a los intereses de todos. Nuestro reclamo sigue siendo en favor de la salud humana y por lo tanto de la Vida”.

 Y en esta afirmación, los ambientalistas han instado a la unión de todos los reclamos: los que piden por los efluentes del parque industrial, los que atañen a la laguna sanitaria, los que luchan contra el uso de agrotóxicos, los que marchan porque en la ciudad hay demasiados casos de cáncer...
 
El medio ambiente es uno solo y es de todos. El agua es de todos y nadie tiene derecho a contaminarla. La tierra tiene dueños, pero no pueden envenenarla sin más y tampoco hacernos respirar un aire intoxicado.

 Como se dijo antes y se repite desde hace bastante más de diez años: Gualeguaychú no va a aflojar.
No quiere hacerlo.
No debe.

Diario EL ARGENTINO - Gualeguaychu - ARGENTINA - 10 noviembre 2017