El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

abejasabor¿Cómo perciben las abejas el sabor dulce?

Su peculiar sistema gustativo prolonga la sensación placentera de las sustancias azucaradas, lo que las hace permanecer más tiempo en la flor para extraer el néctar.Descubre en este monográfico las causas de la degeneración macular, los genes que nos permiten ver en color, las funciones del cristalino, la biología molecular de la olfación, la anatomía del oído medio, los mecanismos de la audición binaural, el procesamiento cerebral de la música, la neurobiología del gusto, las claves cerebrales de la sinestesia y muchos otros fenómenos 

 

Investigadores de la Universidad de Newcastle han demostrado que las neuronas gustativas que las abejas presentan en su probóscide (el aparato bucal), emiten señales intensas que duran hasta 10 segundos, mucho más tiempo que las neuronas gustativas de otros insectos.

Las abejas visitan las flores para obtener néctar, una solución azucarada que ingieren para alimentar a su colonia y aprovechar su energía para volar. Los insectos perciben los azúcares con su probóscide. Cuando esta se halla en contacto con un alimento, las neuronas gustativas que hay en ella se activan e informan al cerebro de la presencia de alimento.

Los Investigadores han descrito en Current Biology que las neuronas que responden específicamente a la presencia de azúcar exhiben una activación muy intensa, que persiste hasta 10 segundos.

Si estas neuronas siguen presentando una actividad intensa, la abeja continuará alimentándose con la misma fuente de azúcar. Solo cuando esta actividad disminuya, la abeja retirará su probóscide para buscar otro lugar para nutrirse.

La coautora Geraldine Wright explica: «Hemos demostrado que, en los abejorros, igual que en los humanos, la primera percepción de un alimento dulce, como un caramelo, resulta increíblemente intensa, pero luego la intensidad disminuye». De este modo, las neuronas sensoriales no se sobrecargan ni se agotan.

«Pero en los abejorros, hemos hallado que la intensa sensación inicial del azúcar puede prolongarse hasta 10 segundos, lo que las hace permanecer en la misma fuente de alimentación.»

«Ello tiene sentido si uno tiene en cuenta que una abeja obrera no está obteniendo alimento para su propio consumo, sino que lo está almacenando para otros individuos de la colmena. De este modo, cuando una abeja encuentra una flor, beberá todo el néctar de ella antes de que otras abejas puedan llegar y tomarlo en su lugar.»

Dos neuronas gustativas
El equipo descubrió que el abejorro posee dos neuronas sensoriales dentro de cada papila gustativa, las cuales interactúan para permitir esa actividad neuronal persistente e intensa.

«Otros insectos tienen un solo tipo de neuronas gustativas que se activan con los azúcares. Sin embargo, hemos descubierto que los abejorros tienen dos tipos de ellas», comenta el coautor Ashwin Miriyala.

«La primera neurona se activa intensamente cuando entra en contacto con el azúcar. La segunda inhibe intermitentemente la actividad de la primera durante cortos intervalos de tiempo. Esta inhibición ofrece a la primera neurona un período de reposo, por lo que puede recuperarse y mantener su intensa actividad durante un tiempo más prolongado.»

«Nuestros datos demuestran que la interacción entre estas dos neuronas del sabor dulce se produce como resultado de las conexiones eléctricas que se establecen entre ellas. Esta es la primera prueba de este tipo de conexión para cualquier neurona gustativa de los insectos.»

Fuente: Universidad de Newcastle
Referencia: «Burst firing in bee gustatory neurons prevents adaptation». Ashwin Miriyala et al. en Current Biology, vol. 28, n.º 10, págs. 1585-1594.e3, 21 mayo de 2018
.

INVESTIGACION y CIENCIA -  ESPAÑA - 25 mayo 2018